fbpx Skip to content

La inflación bajo control en España. ¿Seguro?

Hemos escuchado últimamente que la inflación se encuentra bajo control en España, que somos el país con los mejores datos de Europa. Esto es correcto, sin embargo, no podemos perder de vista la inflación subyacente. La inflación “general” se basa en el IPC que es realizado por el INE, haciendo seguimiento a los precios de una cesta de consumo preestablecida. Concretamente, a continuación, puedes observar en que se basa y cuáles son sus ponderaciones.

Por otro lado, la inflación subyacente es una medida del aumento sostenido de los precios de los bienes y servicios de consumo, excluidos los precios de la energía y los alimentos. Se calcula restando los componentes volátiles de la inflación general, como los precios de la energía y los alimentos, de la tasa general de inflación. En otras palabras, la inflación subyacente mide el aumento de los precios de los artículos que no se ven afectados por cambios temporales o estacionales.

Actualmente, España se enfrenta a una tasa de inflación subyacente del 6,3%. A pesar de esta cifra tan elevada, la inflación general ha bajado del 7,3% al 6,8% en el mismo periodo debido a los fuertes descensos de los precios de la energía. Este fenómeno puede atribuirse a varios factores, entre ellos la debilidad de la actividad económica y las presiones deflacionistas sobre ciertas materias primas como el petróleo y el gas debido a la disminución de la demanda ante la recesión que ya anticipan las empresas en sus inventarios. Por ello, podemos deducir que hasta que no veamos reducciones claras en la inflación subyacente no podemos cantar victoria.

Para controlar los niveles de inflación, el Gobierno español debería adoptar un doble enfoque. En primer lugar, las medidas de política fiscal, como los recortes de impuestos y la inversión pública en infraestructuras, pueden contribuir a estimular la actividad económica y aumentar la demanda de los consumidores, con el consiguiente incremento de los precios de los bienes y servicios. En segundo lugar, las medidas de política monetaria, como las operaciones de mercado abierto, pueden utilizarse para influir en los tipos de interés y crear un entorno de estabilidad de precios. La experiencia adquirida en la gestión de crisis inflacionistas ha demostrado que sólo se obtienen buenos resultados a largo plazo cuando se aplican conjuntamente las políticas fiscal y monetaria. Así pues, es importante que el Gobierno español garantice la aplicación simultánea de ambos tipos de políticas para lograr un control sostenible de la inflación.

Hasta el momento, estamos viendo señales confusas. Por un lado, el gobierno está aumentando el gasto en inversión, dando bonos para el consumo y elevando el gasto en pensiones. Por otro lado, tenemos al banco central europeo pidiendo cautela a los gobiernos y decisiones acorde al ciclo en el que nos encontramos, es decir, abrocharse el cinturón y esperar que las subidas de tipos se reflejen poco a poco en la economía real (Perdida de poder adquisitivo, reducción del consumo y desempleo).

Finalmente, te comparto un enlace a continuación por si quieres calcular tu inflación personal. Como te he comentado, el INE realiza un cálculo en base a una cesta básica de bienes y servicios, pero puede que tus pautas y ponderaciones sean muy diferentes. Por tanto, es probable que estés sintiendo en mayor o menor medida la inflación. Así que, aquí lo tienes por si sientes curiosidad: Cálculo IPC en España 2022 | OCU.

Últimas publicaciones